Proyecto TECNO ON: la tecnología como apoyo para una vida más autónoma

La situación generada por la pandemia de COVID-19 ha venido a propiciar la generalización de diferentes aplicaciones que permiten la realización de diferentes acciones de manera telemática (renovación de demanda de empleo, gestiones múltiples en las entidades bancarias, etc.). En sí mismo esto no es negativo, pero si lo es el grado de accesibilidad de las diferentes apps, que normalmente no tienen en cuenta la accesibilidad cognitiva y esto dificulta enormemente su usabilidad por parte de personas mayores o con discapacidad intelectual. El hecho de que en muchas ocasiones esta se haya convertido en la única manera de hacer determinadas gestiones acentúa una brecha digital ya presente desde hace años.

Con este proyecto pretendemos es normalizar el uso de los dispositivos móviles y las apps entre las personas con discapacidad, formarlos y habituarlos en su uso para no les resulte tan extraña la tecnología, hasta que la tecnología decida incluirlos.

Según los datos que se arrojan en el Informe de Tecnología y Discapacidad, elaborado por la Fundación Adecco y Keysight (8ª edición, julio 2019), las Nuevas Tecnologías han mejorado la calidad de vida integral de 6 de cada 10 personas con discapacidad. Sin embargo, las Nuevas Tecnologías ponen sobre la mesa una llamativa dicotomía: por un lado, suponen un importante estímulo para que las personas con discapacidad puedan mejorar su calidad de vida y acceso al empleo, pero por otra parte, pueden intensificar la desigualdad si no se actúa sobre algunos ejes estratégicos: formación, adaptación, diseño, asequibilidad, etc.

Así, un 55% sigue encontrando barreras para utilizar las herramientas tecnológicas convencionales. Esto quiere decir que, si bien las adaptaciones tecnológicas están suponiendo un gran avance, aún no son suficientes para cubrir todas las necesidades específicas de las personas con discapacidad.

La mayor parte de estas barreras son de índole económico (22%). Un 19% ha hecho alusión a las barreras de tipo formativo: a pesar de contar con nivel adquisitivo, este porcentaje desconoce el modo de utilizar estas herramientas, pues no ha tenido ocasión de recibir formación para el manejo de las mismas. Por último, un 14% destaca barreras de accesibilidad. Es decir, aun contando con recursos económicos y con conocimiento para usar estas herramientas, no puede interactuar con ellas porque no están adaptadas a las circunstancias personales derivadas de su discapacidad.

Por tanto, la tecnología es una oportunidad para las personas con discapacidad siempre y cuando seamos capaces de superar las barreras detectadas:

  • Disponibilidad de dispositivos
  • Formación
  • Adaptadas a las necesidades

En TECNO ON nos centraremos en trabajar las dos últimas barreras. Formar a las personas en el uso de aquellas aplicaciones que puedan serles útiles siendo éstas seleccionadas a partir de sus necesidades de apoyo.

Se podría decir que TECNO ON es la traducción de nuestra Misión al nuevo panorama que se abre ante la generalización de las nuevas tecnologías ya que como resultado final del proyecto queremos obtener un proceso que nos permita que cuando un persona con discapacidad intelectual llegue a ADEPSI le podamos, a partir del análisis de sus necesidades de apoyo, diseñar un grupo de aplicaciones que les sirva como apoyo para mejorar su calidad de vida y creando oportunidades para desarrollar sus proyectos personales y su inclusión social.

Es un proyecto señalado en nuestro Plan estratégico (se puede consultar en nuestra web) en el marco de eje recursos y desarrollo, dentro del objetivo tecnología aplicada.

Para la ejecución de este proyecto hemos contado con la financiación de CaixaBank y la Fundación de La Caja de Canarias.

   

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *